Evangelio según San Juan

San Juan Evangelista-Lindisfarne Gospels_detalle


Al pasar de los evangelios sinópticos al de Juan recibimos la impresión de desembarcar en un mundo nuevo. Es como si, al aterrizar, nos encontrásemos con una montaña altísima, serena y majestuosa, cuya cumbre no alcanzamos a ver. De pronto “Alguien” baja de aquella altitud inaccesible, se coloca en medio de nosotros y comienza a describirnos sus bellezas. Surge entonces la pregunta inevitable, al par que temerosa, sobre los posibles caminos de acceso a la montaña. Entonces, el “escalador” descendido, sentado en medio de nosotros, comienza a contarnos cosas asombrosas. No podéis alcanzar a ver toda la montaña: A Dios nadie le vio jamás (Jn 1, 18).

Quiso, sin embargo, que los hombres supiesen de él y, para ello, les envió a su Hijo: Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su propio Hijo (Jn 3, 16). La ascensión a la montaña se hace más tentadora. ¿Por dónde se sube?: Yo soy el camino (Jn 14, 6a). Hay muchos caminos, pero, para llegar hasta arriba, sólo hay uno: Yo soy… La tentación de la montaña incluye ahora también el camino. Ya de antemano sabemos que tiene que ser duro y escarpado. ¿Vale la pena el esfuerzo? ¡Claro! Nos lleva a la montaña: Nadie llega al Padre sino por mí… Yo soy la puerta (Jn 14, 6b; 10, 7). Nos regala la vida verdadera que únicamente allí se vive en plenitud, libre de contaminación y de muerte: Yo soy la resurrección y la vida (Jn 11, 25). Nos refresca con la única agua que concede la vida eterna (Jn 4, 14). Nos decidimos a subir. La escalada tiene garantizado el éxito: Yo voy delante para evitar la dispersión y el peligro, como el pastor (Jn 10 11; 12, 32). Vosotros debéis permanecer unidos conmigo y entre vosotros, como los sarmientos con la vid (Jn 15, 1- 7). Y llegaremos. Claro que llegaremos: El que cree ha pasado de la muerte a la vida (Jn 5, 24). Hemos llegado.

Así son las alturas y profundidades en que se mueve y nos envuelve el cuarto evangelio. Como el águila que se nos pierde de vista en las alturas y se lanza de improviso en picado hasta el abismo. Nuestros ojos la siguen extasiados, participando en su vuelo impresionante. Nada tiene de particular que, desde antiguo, este evangelio haya sido llamado “espiritual”. Sólo el Espíritu es capaz de moverse con tanta soltura en medio de tan grandes misterios. Moverse y hacer que nos movamos.

Características y claves de lectura

El evangelio de Juan es un escrito doctrinal en forma de evangelio. Su intención primera es la enseñanza, no la narración. Ésta se halla en función de aquélla; es su vehículo, el vestido del cuerpo doctrinal. Esto significa que el interés principal de la obra es el teológico, no el histórico. En él los milagros son signos; los discursos, más que discursos de Jesús, son discursos sobre Jesús. Su interés es siempre cristológico; las discusiones no versan sobre los problemas del tiempo de Jesús: la ley, el sábado, los alimentos puros e impuros, la forma de hacer la oración, el ayuno, la limosna… sino sobre las pretensiones de Jesús de ser el enviado del Padre…; son discusiones sobre Jesús; la doctrina no tiene como centro de gravedad el reino de Dios, como ocurre siempre en los sinópticos, sino que son utilizadas otras categorías de pensamiento, que expresan la misma realidad: verdad, vida, luz, mundo de Dios, mundo de arriba…

También los recursos literarios tienen sus propios caminos: el evangelista recurre a la incomprensión, como método pedagógico para suscitar ulteriores explicaciones por parte de Jesús sobre temas importantes; intencionadamente deja imprecisas las escenas: ¿qué fue de Nicodemo o de la samaritana o de los griegos que querían ver a Jesús? De este modo saca las escenas del terreno de lo anecdótico y las traslada al campo de lo teológico y representativo. A veces las palabras tienen doble o múltiple sentido, buscado por el evangelista, porque uno aclara y completa al otro. En la mención y descripción de las personas, muy frecuentemente, lo que se busca es su representatividad o funcionalidad por encima de su realidad estrictamente personal.

Felipe F. Ramos


Biblioteca sobre san Juan

Desde la sección Bibliotecas se comparten libros agrupados en diversos géneros, entre ellos libros de naturaleza bíblica o exegética. Puedes consultar la carpeta relativa al evangelio según san Juan haciendo clic en este botón:
  Algunos libros sobre san Juan


Perícopas comentadas hasta ahora sobre el Evangelio de Juan

Cada enlace contiene varios comentarios, homilías o meditaciones de los Padres de la Iglesia sobre el texto evangélico en cuestión.

  • Jn 1, 1-18: Prólogo - Jesucristo, el Verbo encarnado
  • Jn 1, 6-8.19-28: Juan el Bautista, precursor del Mesías
  • Jn 1, 19-28: El testimonio de Juan (i)
  • Jn 1, 29-34: El testimonio de Juan (ii)
  • Jn 1, 35-42: Vocación de los primeros discípulos (i) – Andrés y Pedro
  • Jn 1, 43-51: Vocación de los primeros discípulos (ii) - Felipe y Natanael
  • Jn 1, 45-51 — El ministerio de Jesús: LLamada a Natanael
  • Jn 1, 47-51 – Veréis a los ángeles de Dios
  • Jn 2, 1-11: Las bodas de Caná y la Hora de Cristo
  • Jn 2, 1-12: Las bodas de Caná
  • Jn 2, 13-22: Purificación del Templo
  • Jn 3, 1-8: Entrevista con Nicodemo (i)
  • Jn 3, 7b-15: Entrevista con Nicodemo (ii)
  • Jn 3, 13-17 – El Hijo del hombre tiene que ser elevado
  • Jn 3, 16-18: El amor de Dios manifestado en la cruz de Cristo
  • Jn 3, 16-21: Entrevista con Nicodemo (iii) - Dios envió a su Hijo para salvar al mundo
  • Jn 3, 31-36: Último testimonio del Bautista (ii)
  • Jn 4, 5-42: Jesús en Samaría - La mujer samaritana
  • Jn 4, 43-54: Curación del hijo de un funcionario real
  • Jn 5, 1-3.5-16: Curación de un enfermo en la piscina de Betesda
  • Jn 5, 1-16: Curación de un paralítico en la piscina de Betesda
  • Jn 5, 17-30: La obra del Hijo (i)
  • Jn 5, 31-47: La obra del Hijo (ii) - Salvar
  • Jn 5, 33-36 – La obra del Hijo - Juan el precursor
  • Jn 6, 1-15: La multiplicación de los panes
  • Jn 6, 16-21: Jesús se reúne con los discípulos caminando sobre el mar
  • Jn 6, 22-29: Discurso del Pan de Vida (i) - ¿Por qué me buscáis?
  • Jn 6, 30-35 Discurso del Pan de Vida (ii): Yo soy el verdadero Pan del cielo
  • Jn 6, 35-40: Discurso del Pan de Vida (iii): La voluntad del Padre
  • Jn 6, 44-51: Discurso del Pan de Vida (iv) - Quien come este Pan no muere
  • Jn 6, 51-58: Discurso del Pan de Vida (v) - Mi carne y mi Sangre
  • Jn 6, 52-59: Discurso del Pan de Vida (v bis) – Comer su Carne, beber su Sangre
  • Jn 6, 60-69: Discurso del Pan de Vida (vi) ¿También vosotros queréis marcharos?
  • Jn 7, 1-2.10.25-30: El origen de Cristo
  • Jn 7, 37-39: Promesa del agua viva
  • Jn 7, 40-53: Nuevas discusiones sobre el origen de Cristo
  • Jn 8, 1-5: La mujer adúltera
  • Jn 8, 1-11: La mujer adúltera
  • Jn 8, 12-20: Jesús es la luz del mundo
  • Jn 8, 21-30: Testimonio de Jesús sobre sí mismo
  • Jn 8, 31-42: Jesús y Abrahán (i)
  • Jn 8, 51-59: Jesús y Abrahán (ii)
  • Jn 9, 1-41: Curación de un ciego de nacimiento
  • Jn 10, 1-10: Jesús Buen Pastor (i) - La Puerta de las ovejas
  • Jn 10, 11-18: Jesús Buen Pastor (ii) – Vida entregada voluntariamente
  • Jn 10, 22-30: Revelación de Jesús en la fiesta de la Dedicación (i)
  • Jn 10, 27-30: Verdadera identidad de Jesús - Doy vida eterna a mis ovejas porque soy uno con el Padre
  • Jn 10, 31-42: La verdadera identidad de Jesús
  • Jn 11, 1-45: La resurrección de Lázaro
  • Jn 11, 19-27: Resurrección de Lázaro - Encuentro de Marta con Jesús
  • Jn 11, 45-57: Las autoridades judías deciden dar muerte a Jesús
  • Jn 12, 1-11: La unción en Betania
  • Jn 12, 24-26: Donde esté yo, estará mi servidor
  • Jn 12, 44-50: Jesús ha venido como luz
  • Jn 13, 1-15: La última cena de Jesús con sus discípulos: El lavatorio de los pies
  • Jn 13, 16-20: Acoger a Cristo
  • Jn 13, 21-33.36-38: Traición de Judas y despedida
  • Jn 13, 31-33.34-35: El Mandamiento nuevo
  • Jn 14, 1-6: Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida
  • Jn 14, 1-12: Despedida – Yo soy el Camino, la Verdad, la Vida.
  • Jn 14, 6-14 - Yo estoy en el Padre y el Padre en mí
  • Jn 14, 7-14: Despedida: Quien me ha visto, ha visto al Padre
  • Jn 14, 15-16.23b-26 – Despedida: Rogaré al Padre que os envíe otro Paráclito
  • Jn 14, 15-21: Despedida – Promesa del Espíritu Santo
  • Jn 14, 21-26: El Paráclito os lo enseñará todo
  • Jn 14, 23-29: Despedida - Os doy Mi Paz
  • Jn 14, 27-31a: Una Paz como no la da al mundo
  • Jn 15, 1-8 - Despedida: Yo soy la vid, vosotros los sarmientos
  • Jn 15, 9-11: La Vid y los sarmientos: Alegría de permanecer
  • Jn 15, 9-17 – Yo os he elegido y destinado a dar fruto
  • Jn 15, 12-17: La Vid y los sarmientos: El Mandamiento
  • Jn 15, 18-21 - Despedida: El siervo no es más que su Señor
  • Jn 15, 26—16,4a: Persecución necesaria
  • Jn 16, 5-11: Conviene que me vaya
  • Jn 16, 12-15: Espíritu de la Verdad
  • Jn 16, 16-20 – Despedida: No entendían lo que decía
  • Jn 16, 20-23a – Despedida: Vuestra tristeza se convertirá en alegría
  • Jn 16, 23b-28 – Despedida: El Padre os ama, como yo os he amado
  • Jn 16, 29-33 – Despedida: Yo he vencido al mundo
  • Jn 17, 1-11a – Oración sacerdotal: Glorifica a tu Hijo
  • Jn 17, 11b-19 – Oración de Jesús: Guárdalos del maligno
  • Jn 17, 20-26 – Oración de Jesús: Que sean uno
  • Jn 18,1-19,42: Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según san Juan
  • Jn 18, 33b-37: Jesús ante Pilato: Mi reino no es de este mundo
  • Jn 19, 25-27 – Jesús y María al pie de la cruz
  • Jn 20, 1-2.11-18: No me toques
  • Jn 20, 1-8: El sepulcro vacío
  • Jn 20, 1-9: Día de la Resurrección. El sepulcro vacío
  • Jn 20, 11-18: Aparición a María Magdalena
  • Jn 20, 19-23: Aparición a los discípulos – Recibid el Espíritu Santo
  • Jn 20, 19-31: Apariciones a los discípulos
  • Jn 21,1-14: Tercera aparición de Jesús Resucitado, a orillas del lago de Tiberiades
  • Jn 21, 1-19: Aparición a orillas del lago de Tiberíades
  • Jn 21, 15-19 – Diálogo con Pedro a orillas del lago de Tiberíades
  • Jn 21, 20-25: Aparición a orillas del lago de Tiberíades – Que él se quede hasta que yo vuelva


  • 0 comments… add one