Martes VIII Tiempo Ordinario (Impar) – Homilías

Lecturas

Aparte de las homilías, podrá ver comentarios de los padres de la Iglesia desglosados por versículos de aquellos textos que tengan enlaces disponibles.

- 1ª Lectura: Si 35, 1-15: El que guarda los mandamientos ofrece sacrificio de acción de gracias
- Salmo: Sal 49, 5-6. 7-8. 14 y 23: Al que sigue buen camino, le haré ver la salvación de Dios
+ Evangelio: Mc 10, 28-31: Recibiréis en este tiempo cien veces más, con persecuciones, y en la edad futura, vida ete




Homilías, comentarios y meditaciones desde la tradición de la Iglesia

Manuel Garrido Bonaño

Año Litúrgico Patrístico

Semana I-IX del Tiempo Ordinario. , Vol. 4, Fundación Gratis Date, Pamplona, 2001

Eclesiástico 35,1-15: El que guarda los mandamientos ofrece un sacrificio de acción de gracias. La ofrenda del justo es aroma que asciende hasta el Altísimo, como un perfume precioso. Las obras buenas forman parte integrante del culto, y éste no agrada a Dios si no va perfumado por una vida conforme a sus mandatos. Por eso, si queremos un culto litúrgico o extralitúrgico agradable al Señor, hemos de comenzar por sacrificarnos a nosotros mismos. San Gregorio de Nisa escribe:

«El olor de los perfumes se recuerda como imagen de la belleza, y no cualquier aroma describe la belleza de la esposa, sino el olor de la mirra y del incienso mezclados, para que sea uno el olor de ambos. Otra alabanza de los aromas: la mirra sirve para la sepultura de los difuntos, y el incienso está consagrado acertadamente al culto de Dios. Así, pues, el que desea dedicarse al culto de Dios no será buen incienso consagrado, si antes no fue mirra; es decir, si no mortifica los miembros que están sobre la tierra, sepultado con Aquél que abrazó la muerte por nosotros, y recibe en su propia carne, para mortificar sus miembros, aquella mirra que se tomó para la sepultura del Señor.

«Cuando en el decurso de la vida se obra así, toda clase de aromas mezclados como en un mortero en partes sutiles, producen aquel perfume tan suave. Y quien lo recibe se hace oloroso, lleno del Espíritu, y derrama sus perfumes» (Homilía 6 sobre el Cantar de los Cantares).

–El Salmo 49 es el comienzo de una liturgia penitencial, y continúa el tema de la anterior lectura. Dios ha sellado un pacto con su pueblo, para salvarlo. «Al que sigue el buen camino, le haré ver la salvación de Dios. Congregadme a mis fieles, que sellaron mi pacto con un sacrificio». La palabra acusadora de Dios es al mismo tiempo salvadora, porque hace que el hombre se vea como es y pueda iniciar su reforma interior, que concluye con la experiencia de la salvación. «El que me ofrece acción de gracias, ése me honra; al que sigue buen camino, le haré ver la salvación de Dios».

Marcos 10,28-31: Recibiréis en este tiempo cien veces más, con persecuciones, y en la edad futura, la vida eterna. Así responde Cristo a Pedro, cuando éste le pregunta por la suerte que corresponderá a aquellos que todo lo han dejado por seguirle. Atengámonos a las palabras de Jesús, y dispongamos toda nuestra vida en función de los valores del Evangelio y del Reino de Cristo. Comencemos, pues, como los apóstoles, por el desprendimiento de los bienes materiales, y ordenemos todas nuestras realidades humanas en función del final sobrenatural y eterno que con toda certeza esperamos. Cada uno, según su vocación, ha de «dejarlo todo y seguir a Jesús». Comenta San Juan Crisóstomo:

«¿Qué todo es ése, bienaventurado Pedro? ¿La caña, la red, la barca, el oficio? ¿Eso es lo que nos quieres decir con la palabra todo? Y él nos contesta: «Sí; pero no lo digo por vanagloria, sino que, en mi pregunta al Señor, quiero meter a toda la muchedumbre de los pobres»...

«Eso es lo que hizo aquí el Apóstol, al dirigirle al Señor su pregunta en favor de la tierra entera. Porque lo que a él personalmente le atañía bien claramente lo sabía, como resulta evidente... pues quien, ya desde esta vida, había recibido las llaves del reino de los cielos, mucha mayor confianza había de tener por lo que a la otra vida se refería.

«Pero mirad también qué exactamente responde Pedro a lo que Cristo había pedido. Dos cosas, en efecto, había pedido el Señor al joven rico: que diera lo que tenía a los pobres y que le siguiera. Por eso Pedro dice esas dos mismas cosas: «nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido»» (Homilía 64,1 sobre San Mateo).


Textos Litúrgicos

Antífona de entrada
El Señor fue mi apoyo: me sacó a un lugar espacioso,
me libró, porque me amaba.
(Sal 17, 19-20)

Oración colecta
Concédenos tu ayuda, Señor,
para que el mundo progrese, según tus designios,
gocen las naciones de una paz estable
y tu Iglesia se alegre de poder servirte
con una entrega confiada y pacífica.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
Señor, Dios nuestro,
tú mismo nos das lo que hemos de ofrecerte
y miras esta ofrenda
como un gesto de nuestro devoto servicio;
confiadamente suplicamos que lo que nos otorgas
para que redunde en mérito nuestro
nos ayude también a alcanzar los premios eternos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión
Cantaré al Señor, porque me ha favorecido;
alabaré el nombre del Señor Altísimo.
(Cf. Sal 12, 6)
O bien:
Sabed que yo estoy con vosotros todos los días,
hasta el fin del mundo -dice el Señor-.
(Mt 28, 20)

Oración post-comunión
Alimentados con los dones de la salvación
te pedimos, Padre de misericordia,
que por este sacramento con que ahora nos fortaleces
nos hagas un día ser partícipes de la vida eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Archiva este contenido

Pulsando en el icono respectivo descargarás esta entrada en PDF, ePub o Mobi.
A veces los ePubs dan errores. Si esto ocurre házmelo saber por e-mail. De este modo el documento quedará definitivamente corregido.

Comments on this entry are closed.