Miércoles XXX Tiempo Ordinario (Impar) – Homilías

Lecturas

Aparte de las homilías, podrá ver comentarios de los padres de la Iglesia desglosados por versículos de aquellos textos que tengan enlaces disponibles.

- 1ª Lectura: Rm 8, 26-30: A los que aman a Dios todo les sirve para el bien
- Salmo: Sal 12, 4-5. 6: Yo confío, Señor, en tu misericordia
+ Evangelio: Lc 13, 22-30: Vendrán de Oriente y Occidente y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios




Homilías, comentarios y meditaciones desde la tradición de la Iglesia

Manuel Garrido Bonaño

Año Litúrgico Patrístico

Semana XXVII-XXXIV del Tiempo Ordinario. , Vol. 7, Fundación Gratis Date, Pamplona, 2001

–Romanos 8,26-30: A los que aman a Dios todo les sirve para el bien. El Espíritu Santo acude en ayuda de nuestra debilidad y nos asiste en la oración, mientras aguardamos la gloria futura. Enseña San Juan Crisóstomo:

«La oración se presenta ante Dios como venerable intermediaria, alegra nuestro espíritu y tranquiliza sus afectos. Me estoy refiriendo a la oración de verdad, no a las simples palabras; a la oración que es un don de Dios, una inefable piedad, no otorgada por los hombres, sino concedida por la gracia divina, de la que también dice el Apóstol: “nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu Santo intercede por nosotros con gemidos inefables” (Rom 8, 26). El don de semejante súplica, cuando Dios lo otorga a alguien, es una riqueza inagotable y un alimento celestial que satura el alma. Quien lo saborea se enciende en un deseo indeficiente del Señor; es como un fuego ardiente que inflama el alma» (Homilía 6 sobre la oración).

–Con el Salmo 12 manifestamos al Señor nuestra confianza plena en su misericordia. Por eso decimos: «Atiende y respóndeme, Señor Dios mío, da luz a mis ojos, para que no me duerma en la muerte»; para que no diga nuestro enemigo infernal: “le he podido” ni se alegre de nuestro fracaso; porque nosotros, Señor, confiamos en tu bondad misericordiosa. Alegra nuestro corazón con tu auxilio. Te cantamos y te alabamos, Señor, por el bien que nos has hecho.

–Lucas 13,22-30: Todos están llamados a participar en el Reino de Dios. Podemos pensar que la sentencia de Jesús, acerca de que el Reino iba a ser rechazado por muchos judíos y recibido en cambio por los gentiles, fue ante todo un aviso para sus contemporáneos, que no comprendían los signos de los tiempos y que no se percataban del alcance decisivo del misterio de Jesucristo. No se daban cuenta los judíos de que estaban en la plenitud de los tiempos, no reconocían en Jesús el Mesías esperado, y no entendían por eso que entre la Antigua Alianza y la Nueva que se les ofrecía se daba una perfecta continuidad maravillosa. Oigamos a San Ambrosio:

«El que construye debe poner unos buenos cimientos. Este sólido fundamento es la fe, este buen “fundamento son los apóstoles y los profetas” (Ef 2,10), porque nuestra fe surge de los dos Testamentos, no faltando a la verdad el que dice que la medida de la fe perfecta está en ambos, ya que el mismo Señor dice: “si creyerais en Moisés, creeríais también en mí” (Jn 5,46), puesto que el Señor habló por Moisés. Y resulta exacto decir que la perfecta medida está en uno y en otro, porque Él ha cumplido ambos y porque la fe de los dos es la misma, puesto que el que habla y la respuesta tienen el mismo sentido» (Tratado sobre el Evangelio de San Lucas lib. VII,189).

Archiva este contenido

Pulsando en el icono respectivo descargarás esta entrada en PDF, ePub o Mobi.
A veces los ePubs dan errores. Si esto ocurre házmelo saber por e-mail. De este modo el documento quedará definitivamente corregido.

Comments on this entry are closed.