Padres de la Iglesia

Pedro Crisólogo

Breve resumen de su vida

Nació en Imola, en la Emilia oriental. Estudió las ciencias sagradas, y recibió el diaconado de manos de Cornelio, obispo de Imola, de quien habla con la mayor veneración y gratitud. Cornelio formó a Pedro en la virtud desde sus primeros años y le hizo comprender que en el dominio de las pasiones y de sí mismo residía la verdadera grandeza y que era éste el único medio de alcanzar el espíritu de Cristo.

Fue elegido Obispo de Ravena el año 433. Cuando San Pedro llegó a Ravena, aún había muchos paganos en su diócesis y abundaban los abusos entre los fieles. El celo infatigable del santo consiguió extirpar el paganismo y corregir los abusos. Se distinguió por la inmensa caridad e incansable vigilancia con que atendió a su grey, exponiéndoles con suma claridad doctrinal la palabra de Dios. Escuchaba con igual condescendencia y caridad tanto a los humildes como a los poderosos.

En la ciudad de Clasis, que era entonces el puerto de Ravena, San Pedro construyó un bautisterio y una iglesia dedicada a San Andrés.

Sermones

Se conservan 176 homilías de estilo popular y muy expresivas. Son todas muy cortas, pues temía fatigar a sus oyentes. En ellas explica el Evangelio, el Credo, el Padre Nuestro y citas de santos para imitación y exaltación de las virtudes del verdadero cristiano. En una homilía define al avaro como "esclavo del dinero", mientras que para el misericordioso el dinero es "siervo".

Sus sermones, al lector moderno, no le parecerán modelos de elocuencia. Pero la vehemencia y la emoción con que predicaba a veces le impedía seguir hablando. Aunque el estilo oratorio de San Pedro no sea perfecto sí es, según Butler "exacto, sencillo y natural". Una vez mas se demuestra que la capacidad persuasiva de los santos no depende de elocuencia natural sino en la fuerza del Espíritu Santo que toca, por medio de ellos, a los corazones, tal y como dice san Pablo: "Y me presenté ante vosotros débil, tímido y tembloroso. Y mi palabra y mi predicación no tuvieron nada de los persuasivos discursos de la sabiduría, sino que fueron una demostración del Espíritu y del poder para que vuestra fe se fundase, no en sabiduría de hombres, sino en el poder de Dios." (1 Corintios 2, 3-5)

San Pedro predicó en favor de la comunión frecuente y exhortó a los cristianos a convertir la Eucaristía en su alimento cotidiano. Sus sermones le valieron el apelativo de "crisólogo" (hombre de palabras de oro") y movieron a Benedicto XIII a declarar al santo doctor de la Iglesia, en 1729.

Final de su vida

Habiendo tenido una revelación sobre su muerte próxima, volvió a su ciudad natal de Imola, donde regaló a la Iglesia de San Casiano varios cálices preciosos. Después de aconsejar que se procediese con diligencia a elegir a su sucesor, murió en Imola, el 31 de julio del 451 (otras fuentes: el 3 de diciembre del 450), y fue sepultado en la iglesia de San Casiano.

San Pedro Crisólogo, ruega por nosotros para que, como tú, amemos la verdad y la demos a conocer.

Perícopas comentadas en nuestra base de datos

Sólo aparecen los comentarios que han sido organizados en la base de datos, existen sin duda otros, en el contenido de las entradas directamente, los cuales se irán introduciendo poco a poco y aparecerán entonces aquí.

  1. 2, 19-3. 5. 7-8
  2. Jn 5, 17-30
  3. Jn 5, 31-47
  4. Jn 5, 33-36
  5. Jn 10, 11-18
  6. Jn 11, 1-45
  7. Jn 21, 1-19
  8. Lc 15, 1-32
  9. Lc 15, 1-3. 11-32
  10. Lc 16, 19-31
  11. Mc 1, 29-39
  12. Mc 2, 1-12
  13. Mc 2, 13-17
  14. Mc 2, 18-22
  15. Mc 3, 1-6
  16. Mc 4, 26-34
  17. Mc 5, 21-43
  18. Mc 11, 27-33


Homilías litúrgicas en nuestra base de datos

Desde aquí podremos consultar todas las homilías litúrgicas de cada uno de los autores de forma organizada por tiempos y días litúrgicos.

  • Sermón [0000-00-00] - Tiempo Ordinario: I (Ciclo C)
  • Sermón [0000-00-00] - Tiempo Ordinario: Sábado III (Ciclo )