Nueva Edición del Misal y Nuevos Leccionarios en castellano

La publicación de la nueva edición del Misal Romano, junto con los nuevos leccionarios para la celebración de la Eucaristía constituyen las novedades litúrgicas más importantes de los últimos años. El uso de los leccionarios es ya obligatorio en España desde el 8 de septiembre de 2016, mientras que el uso de la nueva edición del Misal lo será a partir del 5 de marzo de 2017.

Misal Romano III Edición-Cartel

Nuevo Misal

El pasado 7 de octubre de 2016 fue presentada una nueva edición del Misal Romano en lengua castellana. El texto de la edición que ahora se presenta es el resultado de un largo trabajo de revisión y actualización.

El Misal Romano es mucho más que “un libro grueso con cintas de colores”. Se trata de uno de los libros litúrgicos más importantes de la celebración de la Iglesia, tanto por su utilidad como por aquello que representa.

En cuanto al uso, el Misal Romano es un libro indispensable para la celebración de la Santa Misa donde se encuentran las oraciones que se necesitan para la celebración de la Eucaristía, se describen los ritos que se desarrollan durante la misma (gestos, movimientos, posturas, etc…) y quiénes intervienen en cada ocasión (celebrante, concelebrante, acólito, lector, salmista…).

En cuanto a lo que representa, todo el contenido del Misal es herencia de la larga historia litúrgica de la Iglesia en sus diversos tiempos, momentos, sensibilidades espirituales y acentos teológicos.

No es un “nuevo Misal”, pero trae novedades significativas

Como aclara la nota de la Conferencia Episcopal Española, no se trata de un “nuevo misal”, sino una nueva edición del ya existente. Para que nos entendamos, hay actualmente tres Ediciones Típicas del Misal Romano publicadas después del Concilio Vaticano II, la 1ª apareció el año 1970, la 2ª en 1988 y la 3ª el año 2002, fue modificada en 2008 y ahora en 2016. Esta es por tanto la Tercera Edición de la 3ª Edición Típica del llamado Misal de Pablo VI.

No obstante, la presente edición significa un notable enriquecimiento en relación a las precedentes; en efecto, la tercera edición ofrece una traducción al castellano con abundantes cambios de expresión, retoques, precisiones; todo ello para preservar la fidelidad al texto latino original del año 2008. Así mismo, también se ha enriquecido las rúbricas para facilitar su comprensión y desarrollo dentro de la celebración.

He aquí las novedades más destacadas:

Lo más significativo de esta edición del Misal Romano es la nueva traducción de los textos. Cuando comencemos a usar esta edición el próximo primer domingo de Cuaresma (5 de marzo) nos daremos cuenta muy rápidamente de que las oraciones nos resultan familiares y conocidas, pero que han experimentado cambios de expresión, retoques, precisiones. Esta revisión ha sido extremadamente laboriosa y es el resultado de muchos años de trabajo y de la intervención de muchas personas.

La nueva traducción del Misal trata de seguir rigurosamente a la edición típica latina de 2008 (Missale Romanum. Editio typica Tertia emendata), según las normas y las orientaciones de la Instrucción Liturgiam Authenticam (28 de marzo de 2001), que prima el criterio de fidelidad y literalidad. Así mismo, el texto final ha sido posteriormente revisado por un profesor que es miembro de número de la Real Academia Española, con el fin de subsanar posibles errores o usos inapropiados del vocabulario o de la gramática castellana.

Aporta una enriquecida Ordenación General del Misal Romano, documento contiene los principios teológicos, litúrgicos, pastorales, espirituales y rubricales de la celebración de la Eucaristía. Se ofrece ahora un texto que, en algunos capítulos, tiene una nueva estructura y donde encontraremos la aclaración de algunos puntos oscuros que había en las ediciones precedentes y algunos cambios y novedades, consecuencia de la necesidad de recoger las aportaciones de numerosos documentos magisteriales, libros litúrgicos y Código de Derecho Canónico, aparecidos después de la segunda edición del año 1975. Esta Ordenación General del Misal Romano, con la aprobación de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ya había sido publicada en castellano, como separata, en el año 2005 y tenía como finalidad el que los sacerdotes y fieles tuvieran acceso a esta Ordenación y pudieran ir conociéndola.

Ya en la parte eucológica del propio del tiempo encontramos dos nuevas misas de la vigilia de la solemnidad de la Epifanía del Señor y de la Ascensión del Señor. Son también muy significativas las oraciones super populum en los formularios de cada día de Cuaresma que se han introducido como novedad.

En el Ordinario de la Misa se han añadido un nuevo prefacio para los mártires y se han reorganizado las plegarias eucarísticas «por diversas circunstancias» en su cuatro variantes; además tres de ellas reciben ahora un nuevo nombre más teológico. Pero lo más significativo es que su uso queda unido a los formularios de «Misas por diversas necesidades». Por su parte, las plegarias eucarísticas de la reconciliación ahora no llevan título propio; finalmente las plegarias eucarísticas para las misas con niños, aparecen en apéndice.

En la presente edición, se ofrece el apéndice latino en forma de separata con una selección de textos (tanto eucológicos como bíblicos). Esta separata forma parte del Misal y permite un cómodo y digno uso del texto latino cuando sea necesario.

En las plegarias eucarísticas II, III y IV se ha incluido el nombre de san José, según el decreto de 1 de mayo de 2013.

En el Ordinario de la Misa, siguiendo la expresa disposición comunicada en su día por el cardenal Francis Arinze, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, a las conferencias episcopales (Prot. N. 467/05/L de 17 de octubre de 2006), en las plegarias eucarísticas aparece la expresión «por muchos» en la consagración del cáliz y que ha de sustituir a la expresión «por todos los hombres». La expresión «por muchos» pretende una mayor fidelidad a los textos originales del Nuevo Testamento y a la tradición litúrgica de la Iglesia latina. En este sentido, la expresión en uso no era realmente una traducción del texto sino una interpretación.

En el Santoral hay tres nuevos formularios para memorias obligatorias y otras dieciséis facultativas para las misas de los nuevos santos incorporados al Calendario Romano general como es el caso, por ejemplo, de las memorias de san Juan Pablo II y san Juan XXIII. El misal contiene ya el prefacio propio de la fiesta de santa María Magdalena (22 de julio), «memoria» que fue elevada a «fiesta» el pasado mes de junio.

También en el santoral, se han unificado los títulos de las fiestas marianas. En la segunda edición en lengua española existía una gran variedad de títulos que, por otra parte, no respondían al original latino sino más bien a la piedad popular (por ejemplo, «Nuestra Señora del Carmen»). Ahora todas las fiestas de la Virgen María llevarán un título uniforme que responde a criterios más teológicos, bíblicos y ecuménicos. Siguiendo el ejemplo anterior ahora se dirá: «Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo».

Las secciones de las Misas por diversas necesidades se han estructurado pasando de cuatro a tres y en las Misas votivas se han añadido la de la Divina Misericordia, la de Nuestro Señor Jesucristo Sumo Sacerdote, y la de san Juan Bautista. Las Misas de Difuntos han sido objeto también de una nueva organización.

La III edición oficial española del Misal contiene el texto bíblico de la «Sagrada Biblia. Versión oficial de la Conferencia Episcopal Española» en las antífonas de entrada y comunión y en los pocos textos bíblicos que recoge el Misal literalmente (como es el caso de la entrada en Jerusalén del Domingo de Ramos).

Finalmente, el Misal cuenta con un apéndice completo (ilustración sonora de los textos musicalizados del Misal Romano) del Ordinario de la Misa para poder cantar la Misa desde su inicio, así como una serie de rúbricas en el cuerpo del Misal que indican la página donde poder encontrar la parte cantada del texto. Desde ahora tienen su música propia todos los textos que se pueden cantar con la finalidad de facilitar y propiciar el canto en la liturgia. El triple CD que acompaña la edición pretende también ayudar a los sacerdotes para que aprendan correctamente las melodías cumpliendo así el criterio de «cantar la Misa», y no el de «cantar en la Misa».

Nuevos Leccionarios

Esta nueva edición del Misal Romano en castellano tiene lugar inmediatamente después de la publicación de los leccionarios que contienen la versión oficial bíblica de la  Conferencia Episcopal Española.

Los nuevos leccionarios vienen distribuidos y numerados de forma diferente, con respecto a los anteriores:

  1. I (A) – (antes I A): domingos y fiestas del Señor año A
  2. I (B) – (antes II B): domingos y fiestas del Señor año B
  3. I (C) – (antes III C): domingos y fiestas del Señor año C
  4. II – (antes VII): ferias de Adviento, Navidad, Cuaresma y Tiempo pascual
  5. III (par) – (antes IV): ferias del Tiempo ordinario de los años pares
  6. III (impar) – (antes IV): ferias del Tiempo ordinario de los años impares
  7. IV – (antes V): Propio de los santos y Misas comunes
  8. V – (antes VIII): Misas rituales y Misas de difuntos
  9. VI – (antes VI): Misas por diversas necesidades y Misas votivas
  10. VII – (antes IX): Misas con niños

Una novedad de la nueva distribución de los leccionarios es que el volumen IV, que hasta ahora incluía las lecturas de la misa para años pares e impares, se transforma en dos volúmenes, con el número III, uno para el año par y otro para el año impar.

He aquí una vista previa de los nuevos leccionarios ofrecida por la CEE:

Vista previa de los nuevos leccionarios

Archiva este contenido

Pulsando en el icono respectivo descargarás esta entrada en PDF, ePub o Mobi.
A veces los ePubs dan errores. Si esto ocurre házmelo saber por e-mail. De este modo el documento quedará definitivamente corregido.

Comments on this entry are closed.